Impacto 107.3

viernes 2 de diciembre de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 33.57°C | ST: 31.69°C

Canteros recordó a las víctimas del Atentado a la Embajada de Israel

El Vicegobernador, arribó al edificio de calle San Martín 1473, junto a los ministros Pedro Braillard Poccard (Seguridad), Jorge Quintana (Justicia) y Eduardo Vischi (Coordinación). También acudieron, la viceintendente Any Pereyra, concejales capitalinos y el Arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik.

Durante el acto, se encendió simbólicamente una vela en memoria a las 29 víctimas de aquel hecho fatídico, acaecido en Buenos Aires. En la oportunidad, fueron invitados a prender la denominada Vela del Recuerdo, el vicegobernador provincial, la viceintendente capitalina; los titulares de la Sociedad Cultural Israelita Scholem Aleijem (Jaime Saúl Levy), de la Asociación Israelita Latina (Leonardo Menace) y del Centro Hebraica Corrientes (Emilio Beraja), junto al rabino Marcelo Wajcer y monseñor Stanovnik.

Seguidamente, entre otras sentidas palabras, el doctor Guillermo Gapel Redcozub (Centro Hebraica Corrientes) sostuvo que “a pesar de los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), en 1994, los objetivos terroristas no se cumplieron, ya que tanto Argentina como Israel son países cercanos y amigos”.

Por su parte, al ser consultado, el vicegobernador Gustavo Canteros consideró que “estamos conmemorando un hecho que sufrió la sociedad argentina en su conjunto”. “Desde el Gobierno provincial somos muy respetuosos de la libertad de culto y es por eso que estamos presentes en todo acontecimiento relacionado con los distintos credos”, añadió.

A 22 años del Atentado

El ataque terrorista a la embajada israelí en Buenos Aires, ocurrió el 17 de marzo de 1992, a las 14:45, cuando un furgón Ford F-100 fue cargado con explosivos y estrellado contra el frente del edificio de la Embajada de Israel, localizado en la esquina de Arroyo y Suipacha, causando la destrucción de la Embajada. Tras el atentado terrorista, murieron 29 personas y se registraron 242 heridos. Fue el segundo peor ataque en la historia argentina, después del atentado contra la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), en 1994.