Impacto 107.3

domingo 3 de julio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 14.04°C | ST: 13.2°C

Dólar hoy: $ 130,69 | Dólar blue:$ 239,00

Grassi pide su excarcelación para esperar el fallo de la Corte Suprema en libertad

El sacerdote Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual contra un chico a su cuidado en la Fundación Felices los Niños, presentó un recurso de «hábeas corpus» para obtener su excarcelación, que le fue denegada a fines del año pasado. Grassi, a través de su abogado, Rodrigo González, presentó el recurso ante el Tribunal de Casación bonaerense para que durante la feria le conceda la libertad, bajo el argumento que indica que la condena aún no está firme pues falta una última instancia judicial: la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La defensa sostiene que no hay riesgo de fuga y que durante estos años el sacerdote siempre se presentó ante la Justicia.

El 30 de diciembre pasado, la Cámara en lo penal de Morón rechazó un pedido de libertad de Grassi y dejó al sacerdote cumpliendo su condena en la cárcel bonaerense de Campana.

Pero ahora la estrategia de Grassi es apelar al «hábeas corpus», una institución jurídica que busca evitar los arrestos y detenciones arbitrarias.

El abogado Juan Pablo Gallego, representante de la querella, salió hoy a rechazar cualquier posibilidad de que el cura vuelva a las calles.

«Grassi no es una persona de quien se desconozca su paradero, y no está en una situación ilegal. Es una persona con condena firme que lo único que le queda por hacer es cumplirla. Si no todos los presos presentarían habeas corpus. Es una herramienta jurídica llevada al absurdo», se quejó en declaraciones a DyN.

Grassi está preso desde el 23 de setiembre pasado, cuando el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón, que lo había condenado en julio de 2009, decidió encarcelarlo apenas la Suprema Corte de Justicia bonaerense confirmó la pena de 15 años de prisión en su contra por abuso sexual y corrupción de menores.

Si bien la causa había empezado en el 2000 y tomó estado publico en 2002, con un informe de «Telenoche Investiga», Grassi solo había estado hasta ese momento un mes arrestado y luego siguió todo el trascurso de la causa en libertad porque el fallo no estaba firme.

Solo la Corte Suprema de Justicia podría dar vuelta el fallo que encontró al sacerdote responsable del abuso sexual de un menor identificado como «Gabriel», que asistía a la Fundación Felices los Niños y que relató que el sacerdote le había practicado sexo oral y lo había obligado a guardar silencio de lo ocurrido.

Ante el nuevo pedido de Grassi, César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), dijo que «la detención del sacerdote debería ser ya definitiva y por la verdadera causa de sus delitos y no por el ‘riesgo de fuga’: el abuso a menores». «Como organización de Derechos Humanos trabajamos para garantizar la Justicia frente al abuso de niños y niñas. Las ¿dudas’ planteadas públicamente cuando fue detenido el 24/09/2013 por el obispado de Morón ratifican la denuncia de la CHA sobre la complicidad que tuvieron sistemáticamente los obispos frente a las denuncias de abusos a menores», añadió.