Impacto 107.3

domingo 26 de junio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 10.96°C | ST: 10.1°C

Dólar hoy: $ 129,15 | Dólar blue:$ 226,00

Por cansancio, el Papa tuvo que cancelar reuniones

El Papa se vio obligado a cancelar a último momento sus compromisos de la tarde de este miércoles porque se sentía «fatigado», según informó el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi. La audiencia general de este miércoles duró tres horas. Además, se desarrolla en el exterior, en la plaza San Pedro, donde se congregan decenas de miles de personas cada semana desde que Jorge Bergoglio es el nuevo Obispo de Roma. El Papa, además de pronunciar un discurso y escuchar los saludos de los peregrinos en 8 idiomas diferentes, pasa cerca de dos horas saludando a algunos de los asistentes, estrechando manos, besando a los niños y, en algunos casos, manteniendo breves diálogos con los peregrinos.

Esta es la segunda vez que Francisco, que cumplirá 77 años el 17 de diciembre próximo, cancela compromisos en menos de un mes. El 15 de noviembre pasado, el Papa se vio también obligado a descansar por una gripe que lo había afiebrado un poco. Pero se trató de una sola mañana de descanso. Ese mismo día, por la tarde, presidió una ceremonia de ordenaciones episcopales en la Basílica San Pedro.

Al mismo tiempo, es admirable el ritmo de trabajo que mantiene desde su elección como Papa; en realidad, desde siempre. Se levanta a las 4:30 de la madrugada y se retira a las 22 horas, aunque duerme una breve siesta luego del almuerzo. Es sabido además que Bergoglio nunca se tomaba vacaciones. Y eso no ha cambiado con su entronización como jefe de la Iglesia universal. Este verano europeo, tampoco fue a Castel Gandolfo, la residencia veraniega de los papas, y sólo aceptó suspender las audiencias generales durante julio y agosto, debido al intenso calor romano.

El corresponsal del diario francés Le Figaro consultó al padre Lombardi, quien le dijo que el incidente no tenía «absolutamente nada de alarmante». El resto de las actividades previstas –el Consejo de Cardenales que asesora al Papa en materia de reforma de la Curia y de gobierno de la Iglesia, se encuentra reunido por tres días en Roma y Francisco participa de las discusiones- se mantiene sin cambio.

Además, Domenico Giani, que como responsable de la seguridad del Papa está a su lado casi todo el tiempo, explicó: «El Papa tuvo una mañana muy cargada, saludó a muchos enfermos presentes en la audiencia. No hay que tener realmente ninguna inquietud particular. Es una roca. Pero sintió fatiga después de esta larga audiencia, lo que es muy normal considerando la cantidad de personas que saludó en forma directa».

Son tantas las personas que asisten a estas audiencias que El Vaticano está considerando la posibilidad de desdoblarlas para poder realizarlas en el interior, en la sala Paulo VI, en previsión de las bajas temperaturas que se avecinan. Se mantendría la audiencia de los miércoles y se agregaría otra los fines de semana.

La cita anulada de esta tarde era con el cardenal Angelo Scola –que habría sido el rival de Bergoglio en el cónclave de marzo pasado- y una delegación venida de Milán para invitar al Papa a visitar el norte de Italia en 2015.