Impacto 107.3

martes 6 de diciembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 24°C | ST: 24°C

Un cura denunció prostitución infantil y pidió a la comunidad que se movilice

Una de las celebraciones religiosas que congrega a mayor cantidad de miembros de una comunidad es, sin dudas, la misa de Navidad. Ese contexto fue el elegido por el sacerdote que está, desde hace años, al frente de la parroquia Santa Rita y la San Juan Bautista de la ciudad de Ituzaingó, para volver a alertar sobre un tema que ya no es nuevo, pero que aún presenta “grandes riesgos”.Así lo explicó el padre Javier Romero. “Me he enterado hace unos días que en octubre hubo personas del barrio Tabaí, uno de los más humildes de la ciudad, que denunciaron a una mujer, porque supuestamente mandaba a prostituirse a su sobrina y las compañeritas”, relató el cura.

“Tomé el caso e hice referencia durante la misa de Navidad, porque me pareció importante que las personas se animen a hacer la denuncia. Como un hecho que da esperanzas, porque todavía hay mucho que luchar para poder liberarnos de ese flagelo”, explicó.

“Que esta persona se anime a hacer la denuncia muestra que es una realidad que nadie puede negar. No fui yo solamente quien planteé el tema”, destacó.

Quien habría radicado la denuncia, y que luego habría pasado a órbita de la Justicia, sería alguien del mismo barrio. “Es una realidad que está presente, y que nadie se animaba a decir”, opinó el sacerdote, que viene insistiendo con la preocupación desde el verano pasado.

“Por eso rescaté el hecho como un ejemplo que da esperanza, y lo incluí como parte de la homilía”, aclaró, en tanto reconoció que cree que hay todavía mucha más gente en la localidad que “sabe cosas” y no las dice.

“Es lamentable, pero es una realidad que está, y más en estos tiempos en que el turismo crece”, advirtió. “Ahora que se acerca de nuevo la temporada, es necesario hacer mención al tema, porque la gente toma el mensaje con mucha fuerza”, sostuvo.

Es que como resultado de sus retirados llamados a movilizarse en contra de esta problemática, hubo -evaluó- al menos algunas reacciones en la sociedad. “Hubo un movimiento. En las escuelas, también por las drogas, y en las fuerzas de seguridad. Son signos de que algo pasa”, opinó.

Nueva Misión

Hasta fines de enero el padre Javier Romero permanecerá en Ituzaingó, antes de comenzar su misión sacerdotal en Paso de los Libres, a donde fue asignado desde el Obispado de Santo Tomé, conducido por monseñor Hugo Santiago.

Según explicó el padre Romero, el movimiento no fue algo que él mismo hubiera solicitado, que descartó que se tratara por alguna vinculación con sus denuncias desde el púlpito. De hecho, en más de una ocasión el mismo Obispo respaldó con declaraciones públicas la preocupación y las advertencias hechas por el sacerdote.

“Todos tenemos un tiempo asignado al trabajo en una parroquia, estipulado en unos seis años, y yo ya estoy un poquito “bandeado” con el tiempo que llevo en esta comunidad, porque ya estoy desde hace ocho años”, reconoció el padre Romero. Así, su nuevo destino será Paso de los Libres, su ciudad de origen, en donde lo esperan para asumir como sacerdote en la misma parroquia en la que hizo su ordenación sacerdotal, la San José.